Bisnieto hablando con bisabuelo

Probablemente todos las lenguas de Europa vienen de una misma lengua que existió en Anatolia hace poco más de 5000 años. ¿Sólo 5000 años? Parece poco tiempo para tanta diferencia pero hay que tener en cuenta que la aparente estabilidad de las lenguas de hoy en día, favorecida por la escritura y los medios de comunicación, no debió existir hace un par de milenios.

¿Cómo de diferente era la lengua hablada entre una persona y su bisnieto hace tres mil años?

This image has an empty alt attribute; its file name is img.png

Casualidad vs Causalidad

La palabra “Casualidad” tiene su origen en el verbo latino “Cadere”, que significa caer, ocurrir, suceder, y está relacionado con palabras como accidente o incidente.

La palabra “Causalidad” tiene su origen en el verbo latino “Causari”, que significa producir una causa.

Así que “Casualidad” y “Causalidad” se parezcan a pesar de que tienen significados opuestos es una coincidencia. 

Palabras que sobreviven 15.000 años

La evolución del lenguaje es algo que siempre me ha fascinado. Siendo español y viviendo en Inglaterra, soy testigo de como mis hijos aprenden un lenguaje en el colegio, el inglés, y otro en casa, el español. Como resultado, su primer lenguaje, con el que se sienten más cómodos y se expresan mejor, es el inglés. El español lo entienden y lo hablan, pero no se expresan con naturalidad, hacen traducciones literales desde el inglés, les falta vocabulario y no la pronunciación también se ve afectada.
Obviamente es mi culpa. Me da pereza leer con ellos todos los días, enseñarles de forma más formal. No me preocupa demasiado, hablarlo lo hablan y siempre podrán mejorar algunas cosas más adelante.
Puede que suene que trato a mis propios hijos como conejillos de indias, pero una de las cosas que me gusta de esta experiencia es que soy testigo de como un niño aprende un lenguaje de forma “natural”, porque lo natural durante miles y miles de años es que los niños aprendieran la lengua sin una educación estructurada. Así ha sido hasta hace apenas uno o dos siglos.
Esta falta de educación lingüística formal para el 99.99% de la humanidad durante miles de años es lo que probablemente aceleraba la evolución y separación de las lenguas. Con medios de transporte limitados, la bifurcación de lenguas en espacios relativamente reducidos debían sucederse con apenas un puñado de generaciones.
Aún así, algunas palabras pueden haber sobrevivido esta evolución, tal y como aseguran algunos lingüistas, que han identificado un grupo de palabras que pueden haber sobrevivido 15.000 años, siendo reconocibles en diferentes lenguas: “Madre”, “oír”, “no”, “fluir”…

La vida de un concepto antes de que exista

Hay afecciones que hoy en día están totalmente normalizadas: autismo, esquizofrenia, dislexia, estrés, depresión…
Antes, al no existir las palabras para entenderlas, estas afecciones no podían ni siquiera ser imaginadas. Los que las sufrían las padecían con sentimientos que mezclaban la culpa, la religión y la incomprensión. 
Más allá de la medicina, hay otros conceptos “nuevos” que contribuyen a entender la realidad de otra forma: ciencia, progreso, diversidad, igualdad… Y unos evolucionan a partir de otros.
El monoteísmo, un concepto “nuevo” (dos o tres miles de años), favoreció, tras unos cuantos siglos, la aparición del concepto “Igualdad” (si hay un único Dios y todos somos hijos de Él…
Si vives alrededor del año 1000, no concibes el concepto de “Progreso”, todo parece estático, monolítico, decidido. En cuanto se desarrolla la “Ciencia” y trae avances tecnológicos, uno empieza a tener a sensación de que algo se mueve. Y empezamos a buscar una palabra para describirlo.
El desafío es ser de los primeros en entender que necesitamos un concepto para algo nuevo que está ahí fuera.

Expresiones populares

En este 2013 me está costando arrancar con esto del blog, pero hoy no tengo más remedio que apuntar en la bitácora la historia ésta del nivelazo de políticos que tenemos…



Las cuentas secretas de Bárcenas“. En doscientos o trescientos años la gente habrá olvidado por qué se dice, pero es posible que una expresión parecida a ésta quede en el refranero español para referirse a la corrupción, al estilo de “A buenas horas mangas verdes”, que tuvo su origen en lo tarde que llegaban la Santa Hermandad, el antecesor a la Guardia Civil durante los siglos XV y XIX, al lugar de los hechos.

Tú me camelas

“Tú me camelastú me camelasme lo han dicho tus acaisque me lo han dicho, primo, tus acaistú me camelarás”
¿Tus “acais”? Me encanta esta canción de Niña Pastori, pero siempre me intrigó eso de tus “acais”…
Bueno, pues ya lo he buscado: en caló “Acais” os “Sacais” significa “Ojos”.
Y vamos, que se lía con el primo, todo queda en familia.

Palabros más, palabros menos

Ngram Viewer es una herramienta de Google que permite analizar la recurrencia de las palabras de un idioma en un periodo determinado. El lenguaje evoluciona con la sociedad y la tecnología permite analizar como se ve afectado por esta. Aquí, por ejemplo se ve como palabras que hoy en día son bastante aceptadas tuvieron un pasado más discreto.

Aunque nos cueste reconocerlo, los números dicen de nosotros más de lo que pensamos.

La importancia de llamarse Ernesto

La Comunidad Valenciana es la única en España con más de una provincia en la que una ciudad da nombre a toda la región. Pero no llames “valencianos” a los castellonenses o a los alicantinos, que seguro que no sólo no se van a sentir identificados sino que hasta puede sentarles mal.
Parece insignificante, pero la falta de un nombre común verdaderamente compartido conlleva falta de identidad. Andalucía, Cataluña, Galicia, Aragón… Los andaluces, por ejemplo, sienten tirria por el centralismo sevillano, pero la palabra Andalucía les une.
En estos tiempos de globalización puede parecer algo retrógrado este llamamiento, o quizás, precisamente por la confusión que la globalización conlleva lo hace más necesario. El caso es que creo que necesitamos un nombre que nos una más. Propongo que olvidemos el incómodo “Comunidad Valenciana” y llamemos a nuestra región “Levante” (y como himno, “Paquito el Chocolatero”).

Química de Casinos

Cuando un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno, gases ambos a temperatura ambiente,  se unen aparece un nuevo elemento, el agua, tan mágico, tan importante para la vida. El todo es diferente a la suma de las partes.

A riesgo de volverme algo cursi, las palabras también consiguen esta magia. El efecto que se consigue combinando con maestría las palabras “aprender”, “diecinueve” y “noches” es inesperado:

“…tardé, en aprender
A olvidarla, diecinueve días
Y quinientas noches”


Por no hablar de lo que no puede hacer nadie más que Joaquín Sabina: que la palabra “Torrelodones” suene elegante, majestuosa, en una canción de amor.

“Y, fui, tan torero,
Por los callejones
Del juego y el vino,
Que, ayer, el portero,
Me echó del casino
De Torrelodones.”


Grande Sabina…