Información Imperfecta

Cuando estudiaba economía en la universidad se utilizaba mucho la expresión algo así como “en un mercado con información perfecta”, haciendo referencia a que los modelos que se explicaban asumían que todos los consumidores y productores tienen a su alcance toda la información relevante del mercado.

Esto no era un planteamiento realista a principios de los 90, cuando yo lo estudié, y no lo es incluso hoy en día, con todo el poder de internet en nuestras manos. Si algo hace internet es, por paradójico que parezca, provocar más confusión y fragmentación, más posibilidades de bulos y de polaridades.

La información perfecta es una ilusión.

Tonos apocalípticos

El documental “The Social Dilema” se centra en todas las perversiones que provocan las redes sociales. Como afecta de forma negativa la vida de nuestros hijos, como las empresas tecnológicas explotan nuestros datos para vendernos más cosas, como nos tratan como productos…

Sólo al final dicen “bueno, no todo es malo”, que la tecnología tiene también cosas buenas, tenemos que aprender a utilizarla. Pero se han pasado todo el documental alarmando sobre todo lo negativo, reforzándolo con música amenazante, anunciando prácticamente el fin del mundo.

Estoy de acuerdo con muchas de las advertencias que se indican en el documental, lo que no me gusta es el tono alarmista. No es la primera vez que la tecnología viene a transformar el mundo, no es la primera vez que pasamos por una primera fase de “abuso” en la que hay que aprender y desarrollar regulaciones. Está bien mostrar las perversiones que provocan las nuevas tecnologías, pero no me gusta el tono sensacionalista y apocalíptico. Internet a traído consigo también cosas increíbles, relacionadas con la capacidad de comunicarse de una forma que nunca antes había sido posible.

Estamos en una fase de desarrollo de Internet parecida a la que supuso la aparición de la imprenta, cuando también una explosión en la comunicación trajo consigo un auge de los radicalismos, de las guerras religiosas… Pero no tiene sentido que alguien dijera en el siglo XVI que había que acabar con la Imprenta. Porque sin la imprenta no se hubiera desarrollado la Ciencia, la Ilustración, los sistemas democráticos… Seguiríamos en la Edad Media.

Así que sí, regulemos, aprendamos de los errores, seamos conscientes de los peligros, y aprovechemos las oportunidades que Internet nos ofrece.

Déficit de Introspección

Series de televisión, Internet, móviles… Nos exponemos continuamente a estos estímulos, robándole tiempo a las relaciones sociales y a la introspección (conocimiento que el sujeto pueda adquirir de sus propios estados mentales, de observarse y analizarse a sí mismo, interpretando y caracterizando sus propios procesos cognitivos y emotivos).
A menos introspección, menos conocimiento de nosotros mismos, nos convertimos en algo que se va pareciendo menos y menos a nosotros y más y más al resto.

Viejuno

Esta semana fui al banco a solucionar unos temas con mis cuentas. Hoy en día se pueden hacer muchas cosas on-line, pero hay todavía algunas para las que es necesario ir a la oficina.
Así que ahí estaba, con mi mujer, frente a un chico joven que trataba de seguir un guion pre-establecido que le habían marcado desde la central. Sólo necesitábamos que pusiera a nombre de ambos unas de las cuentas, pero le tomó más de una hora atendernos. Entre que tomaba nota de “nuestra situación” y nos ponía videos para que entendiéramos lo que firmábamos, nos puso de los nervios. El ambiente “naftalino” del lugar no ayudaba, el traje que le venia grande al chaval tampoco.
Cada vez quedan menos oficinas bancarias. Después de la experiencia de esta semana, no me sorprende. En Internet encuentras más comodidad y servicios que en una oficina o lo que una única persona puede ofrecerte. Y lo mismo aplica al resto de negocios. Desde tiendas de ropa a electrodomésticos, pasando por los supermercados. El negocio tradicional que hemos mamado de pequeños está desapareciendo.
¿Es bueno o es malo? No lo sé, sólo sé que es inevitable. 
Hay que recordar que lo que hoy nos parecen “cosas de toda la vida”, no lo son. Las tiendas de hoy en día son cosas del siglo XX, antes no existían. Como antes no existían LP’s o videos VHS. Fueron cosas pasajeras. Las “tiendas” han tenido su época, y su época se está acabando.
C’est la vie.

Efecto Streisand

Barbara Streisand denunció a una empresa por utilizar una fotografía aérea de su casa en una campaña de publicidad, alegando su derecho a la privacidad. Pero esta denuncia provocó que la fotografía circulase por internet, multiplicando exponencialmente su difusión. Hoy en día da nombre al efecto contraproducente de tratar de ocultar algo, el efecto Streisand. Y por cierto, ésta es la foto:
File:Streisand Estate.jpg