Ciclos

 Messi ha sido el mejor jugador del mundo. Lo ha sido, ya no lo es. Está en declive, el equipo que le rodea no le acompaña. Como madridista que soy, esto es un alivio, nos lo ha hecho pasar mal durante más de una década. Aunque a nosotros no nos ha ido nada mal, la verdad.

Se acaba un ciclo, porque nada dura para siempre. Lo mismo sucede con cualquier otra cosa, en nuestras vidas personales, en las empresas, en las sociedades. Cuando estamos en medio del ciclo se nos olvida que es sólo una situación temporal y nos dejamos llevar por la sensación de que nuestra realidad es normal y durará para siempre.

Así que me temo que el Barcelona lo va a pasar mal unos añitos, la transición a un mundo post-Messi va a ser dura.

Ciclos is now live.

What’s next?

Post address
View PostCopy Link
Always show pre-publish checks.

"Quitarse" del fútbol

Soy futbolero, madridista para más señas, y sigo todas las semanas la Liga y la Champions. Bueno, la seguía, hasta que el virus éste nos quitó este entretenimiento.
Ya, con todo lo que está pasando, las muertes y la crisis económica, hablar de este del fútbol no suena bien, da reparo. Pero a lo que venía es a decir que, sorprendentemente, no lo echo tanto de menos como esperaba.
A ver, que si empieza mañana la Liga otra vez, allá que me verás conectando con el partido del Madrid, pero no tengo, lo que se dice, “mono”.
Así que no era para tanto, esto de la adicción al fútbol.
Pero a ver si encuentran la forma de jugar unos partidillos…

Las máquinas a vapor y el efecto colateral balompédico

¿Por qué surgió una fiebre deportiva en la Inglaterra del siglo XIX? Fútbol, rugby, cricket, tenis…?

En el caso del fútbol, cada ciudad tenía su propia versión de un deporte de pelota desde tiempos inmemoriales, en los que se enfrentaban un puñado de convecinos contra otros: en unos sitios eran 8 para 8, en otros 15 contra 15; en algunos se podía coger la pelota con la mano, en otros no; hay quien permitía salvajes encontronazos, pero también los que limitaban las agresiones.

Y así fue durante mucho tiempo, porque las comunicaciones no eran muy buenas y no era habitual ir a un pueblo a cientos de kilómetros para jugar.

Pero los medios de transporte mejoraron, y no sólo los jugadores, sino también las aficiones ampliaron su rango de acción: era posible retar no solo a los del pueblo de al lado, sino a los de más allá también. Así que los crecientes contactos favorecieron la unificación de las normas, la creación de campeonatos regionales, luego nacionales, más tarde europeos e incluso mundiales.

Más de cien años después, desde aquella década de 1860 en la que se formalizó el Football Association, el fútbol es un deporte de masas que mueve cantidades ingentes de dinero, de gente y de pasiones. Es incluso algo más, probablemente el lenguaje más universal con el que contamos los seres humanos. Una pelota, unas piedras como portería y aunque no sepas ni papa de la lengua local podrás jugar contra mongoles, mozambiqueños o esquimales.

Y lo curioso es que puede que no sea más que un efecto colateral de descubrimientos como la máquina de vapor. Surgió de forma inesperada, simplemente porque las personas empezaron a estar un poquito más cerca.