Ocho y medio

“Hola Manuel, perdona, llego un poco tarde. Me han puesto una reunión a última hora en la oficina y, nada, que nos hemos liado….”

“No pasa nada, no te preocupes”.

Jose, el amigo de Manuel, notó el abatimiento en el rostro y la voz de su compañero.

“Joder Manolo, ¿qué te pasa?”

Manuel apretó los labios antes de contestar. Con ambas manos entrelazadas, le dijo:

“Pues nada, que Lola… que Lola me ha dejado”.

“¿Cómo?”

“Pues eso, que Lola, que me ha dejado… hoy mismo”.

Jose arqueó las cejas, asombrado ante la noticia.

“Vaya… no lo esperaba… parecía que estabais bien…”

“Sí, ¿verdad? Estábamos de puta madre… Es lo que le he dicho. Le he dicho ´Lola, no lo entiendo, si estamos de Puta Madre´, ostias…”

Jose puso su brazo sobre el hombro de su amigo.

“No te preocupes, hombre, no te preocupes… Si es que las tías… Dios… ¿Qué han sido, tres años con ella?”

“Dos y medio”.

“Dos y medio… Qué cabrona… Pero ¿por qué? Quiero decir, ¿te ha dado alguna razón? ¡Se ha liado con otro! ¿Es eso? Que hijaputa…”

“No, no se ha liado con otro… todavía”.

“¿Cómo que todavía?”

“Pues que me ha dejado porque ha utilizado los servicios de testyourlove.com y ha salido que nuestra relación no tiene futuro, que si los niveles de compatibilidad no son los adecuados, que si nuestro match genético no daría hijos óptimos, que si nuestras relaciones sexuales son mejorables…”

“¿Vuestras relaciones sexuales?”

Manuel se bebió de un trago el resto de su cerveza antes de contestar. Le hizo un gesto al camarero para que le trajera dos más.

“Sí, metió en el sistema todos los detalles del sexo que teníamos: frecuencia, posturas, tiempos… Incluso un video guarrindongo que teníamos”.

“Joder… Y, entonces, ¿te han puesto algo así como una nota?”

“Sí… pero no te creas, no ha estado mal, el sistema me ha puesto un siete y medio”.

“¿Siete y medio? Joder, muy bien, ¿qué más quiere Lola?”

“Un ocho y medio”.

“¿Un ocho y medio?”

El camarero trajo las dos cervezas a la mesa, Manuel le contestó mientras les servía.

“Sí, el sistema le dice que para una chica de sus características y viviendo en la zona en la que vive, tiene muchas probabilidades de encontrar ochos y medios por ahí. Y tíos con mejor compatibilidad genética, con mejor sueldo, más divertidos… Le ha predicho que tiene un 86% de probabilidades de encontrar en menos de 6 meses a alguien mejor”.

“Ya… – dijo el camarero”.

…y el resto, en este libro…