Casi

Que algo sea “casi bueno” no es lo mismo que algo sea bueno.

Las promesas de la Inteligencia Artificial es que se están acercando mucho a cosas que hasta ahora sólo estaban al alcance del ser humano. Hoy he leído sobre como una empresa ha desarrollado un software que es capaz de escribir textos que son difícil de diferenciar de textos escritos por humanos. El video con la demostración muestra un ejemplo en el que, sí, podría tomarse como un mal texto escrito por un humano. Pero, ¿estamos realmente en el punto en el que pueda utilizarse de forma eficiente? Ese útlimo paso, el que diferencia el “casi” de lo “bueno” es el más complejo. Puede parecer que está cerca, pero el esfuerzo requerido para llegar al nivel “bueno” crece exponencialmente.

Entonces, ¿se ve la linea de llegada o es un espejismo?

No lo sé. 

Trabajar en un mundo global

Uno de los efectos del Covid-19 es el del súbito despertar a eso de “trabajar desde casa”.

Reconozco que yo era uno de los que miraba esto de “trabajar desde casa” como algo sospechoso. Algunas personas de mi equipo me pedían trabajar uno o dos días de ese modo, por temas personales principalmente. Yo lo aceptaba, la empresa lo permitía, pero nunca me sentí cómodo con esta forma de trabajar. ¿Cómo saber lo que realmente estaban haciendo? Sí, claro, se trata de medir el output de lo que se produce, pero en el día a día no es tan sencillo.

Entonces vino el coronavirus y todos nos vimos forzados a trabajar desde casa. Yo también. Y aunque me costó un poco adaptarme, lo hice, todo mi equipo también, y en principio la productividad no se vió afectada.

Entonces, una vez probado que se puede hacer con un nivel de productividad adecuado, ¿qué impide repensar la localización de los trabajadores en remoto? Hoy todo mi equipo vive en un area de menos de una hora de distancia en coche. Con el nuevo escenario ese ámbito geográfico se puede ampliar mucho más, incluso a nivel global.

Es cierto que el outsourcing ya existe, se puede externalizar una función a otra empresa que te ofrece el servicio desde otro país. Pero en este caso estoy hablando más de crear un grupo estable de trabajadores que desempeñan sus funciones como un equipo, el equivalente a un grupo que trabaje físicamente en el mismo sitio.

Esto tiene una serie de complicaciones: como reclutar, hacer el knowledge transfer, como crear el “espíritu de camaradería”… Pero las implicaciones de algo así van más allá de la forma de trabajar en una empresa. Desafía el propio concepto de trabajo asalariado, los controles del estado, los impuestos que se tienen que pagar… Si el equipo está formado por gente que está físicamente en Japón, Australia, España y Chile, ¿dónde tiene la empresa que pagar los impuestos?

Un clavo más en el féretro de un mundo plano, un paso más hacia una verdadera globalización.

Muro y río de lava

En mi empresa acaban de despedir al 15% de la plantilla de la oficina del Reino Unido. Cosas del COvid-19. A mi no me ha tocado… esta vez. Porque la evolución de la economía durante este invierno determinará si a principios del año que viene habrá nuevos recortes. Mi apuesta, visto lo visto, es que los habrá.

Es frustrante, es como ir en un coche al que le fallan los frenos y un muro está ahí delante y el choque es inevitable. ¿Qué hacemos, saltar del coche? No, porque fuera lo que te encuentras es un río de lava…

Todo nuestro sistema, nuestra realidad, se tambalea por un ser microscópico.  

Historia Fractal

Estamos a punto de iniciar la colonización espacial, un proceso que durará probablemente miles de años.

Es un momento comparable a aquel en el que los primeros homo sapiens emigraron fuera de África, hará unos 70.000 años. En pocos miles de años estaban en Asia, Australia y Europa. Tardamos un poco más para llegar a América, pero llegamos.

Cambia la escala, pero el proceso es parecido. En unos miles de años, estaremos desperdigados por ahí.

Desigualdad vs Injusticia

Formular la pregunta más adecuada es el primer paso para entender un problema y encontrarle respuestas.

La desigualdad es un ejemplo. Ver la desigualdad como un problema que necesita ser resuelto puede llevar a la falsa conclusión de que la desigualdad es mala y que todos tenemos que ser iguales. Pero este concepto abstracto de “desigualdad” tiene muchos ángulos: ¿desigualdad de oportunidades? ¿de riqueza? ¿de educación? ¿de salud?

El que veamos una gran desigualdad en la distribución de riqueza es un efecto de otros problemas subyacentes, es una consecuencia, un síntoma, no la causa del problema.

La solución no está en redistribuir la riqueza, está en dar a todo el mundo las mismas oportunidades, algo de lo que estamos muy lejos.

Los monos se están cabreando

En Lopburi, Tailandia, los monos se están cabreando. Eran parte del atractivo turístico: visitabas unos templos y le dabas de comer a los simpáticos monitos que campaban libremente por los alrededores.

Pero ya no hay turistas, y los monitos, que basaban su dieta en las chucherías que los visitantes les daban, tiene hambre, mucha hambre. Así que encontrarte a una de estas bandas de monos por las calles es peligroso. Como te descuides te pegan un bocado y se te llevan una oreja.

Cosas de los efectos colaterales del Covid-19, que te sale por donde menos te lo esperas.

A ver si tenìa razón…

El noruego Thor Heyerdahl hizo su célebre viaje con la Kon-Tiki en 1947, partiendo desde Sudamérica, surcando el Pacífico hasta llegar a unas islas de Polinesia. El objetivo era demostrar que las islas de la Polinesia fueron colonizadas por navegantes americanos.

Una aventura extraordinaria que leí cuando era un niño, para defender una teoría que no tuvo mucha aceptación. La opinión dominante es que la Polinesia se colonizó desde el sur de Asia.

Pero recientes análisis de ADN están encontrando fragmentos que los polinesios comparten con poblaciones indígenas americanas. Los estudios no son del todo conclusivos, y no está claro quién viajo a dónde, si los polinesios a América o los americanos a la Polinesia.

Pero es interesante ver como una teoría basada simplemente en la corazonada y la inspiración puede acabar siendo ratificada ochenta años después.

Y es que todo, incluso en la ciencia, comienza por una intuición.

Cotillas

Un grupo de científicos han estudiado la difusión de historias en Twitter entre 2006 y 2017. 126.000 historias tuiteadas, categorizadas como verdaderas o falsas, por más de 3 millones de personas más de cuatro millones de veces.

Y ganan las falsas. Se propagan más rápido, a más personas, sobretodo si se relacionan con terrorismo, desastres o leyendas urbanas. La característica principal es su novedad. Las noticias falsas suelen ser más novedosas que las verdaderas, esto es lo que las hace más atractivas.

Supongo que porque todos somos, en realidad, unos cotillas.

Emociones vs Mente

Ida Tarbell (1857-1844) fue una mujer notable. Pionera en el periodismo de investigación, su libro “Historia de Standar Oil” impulsó la disolución del monopolio de Rockefeller, el hombre más rico que Estados Unidos a tenido nunca.

Se interesó por múltiples temas, todos con cierto nivel de complejidad, y era capaz de desmenuzarlos y explicarlos al gran público, desde las condiciones de los trabajadores, impuestos, política, hasta detalladas biografías de Napoleón y Lincoln.

Una mujer muy avanzada para su tiempo, pero en cuestión de temas feministas… Estaba en contra del movimiento que defendía el voto para las mujeres, algo que no sucedió en Estados Unidos hasta 1920.

Y las razones parecían más emocionales que racionales. ¿Cómo una mujer tan avanzada como ella no podía estar de acuerdo con el voto de la mujer? Ella misma reconocía que tenía cierta animadversión por algunas de las mujeres que su madre, una sufragista, organizaba en su casa, ya que éstas no le hacían caso. En cambio los amigos de su padre le escuchaban, le prestaban atención.

Es curioso cómo las emociones pueden ser más poderosas que la mente a lo hora de decidir en qué lado te posicionas. 

Tú me camelas

Los gitanos se llaman así porque se pensaba que venían de Egipto: eran los “egiptanos”. Y llegaron a la Península Ibérica por el norte de África, allá por el siglo XIV. Pero según estudios lingüísticos y genéticos los gitanos emigraron desde el norte de la India, iniciando su viaje hace unos 1.500 años.

Es impresionante como un grupo humano como éste ha logrado conservar su identidad a lo largo de los siglos a través principalmente de la tradición oral. Sin registros escritos que los uniera, mezclándose con poblaciones locales, perseguidos por su espíritu rebelde, que no quiere atenerse a la norma, perseguidos.

Pero lo que lo han conseguido los últimos siglos lo conseguirá probablemente Internet, el gran normalizador, el destructor de identidades, el que nos va a conseguir que no seamos capaces de distinguirnos los unos de los otros.