Nos estamos liando

Antes un niño podia desmontar un aparato, ver sus componentes y deducir como funcionaba. Era la época en la que los aparatos era más mecánicos. Ahora los componentes electrónicos hace esto prácticamente imposible. Vale, tienes más información que nunca a través de Internet, pero necesitas dedicarle más tiempo y esfuerzo.
Cuando trasladamos esto a los grandes sistemas informáticos que utilizan empresas y organizaciones, pasa algo parecido. Antes uno podía entender como funcionaban las cosas, pero hoy en día está todo tan interconectado y es tan complejo que no es fácil entender como funciona todo: web, social channels, logistics, cloud technologies… Y estamos sólo empezando, ¿cómo será dentro de unas décadas?
El riesgo es llegar a un punto en el que nadie sea capaz de entender como funcionan las cosas. ¿O hemos llegado ya a ese punto?

Destino vs Inevitabilidad

Lutero fue un personaje fruto de su tiempo. Si le hubieran dado unas fiebres cuando era pequeño y no hubiera llegado a adulto, otra persona con ideas parecidas hubiera surgido, alrededor de la misma zona. Las condiciones estaban ahí: hartazgo de los abusos De la Iglesia, aparición de la imprenta para propagar las ideas, tensiones políticas entre imperio y príncipes…
Lo mismo se puede decir de Newton, Darwin, Einstein, Edison, incluso Hitler. Es cierto que ellos fueron los genios, o los malvados, que dieron con la tecla, pero si no hubieran sido ellos hubieran sido otros, aunque hubiera sido un poco más tarde. Las condiciones para lo que hicieron estaban ahí.
Lo que nos hace sentirnos un poco más hormiguitas, parte de un torrente que se mueve con fuerza, de cuyo curso tenemos poco que decir.

La falacia de los Poderes Ocultos

Estoy empezando a leer un libro, The Age of Surveillance Capitalism, que explica como el Capitalismo está evolucionando a un nuevo estado gracias a la influencia de el “Internet de las Cosas”.
El autor se enrolla lo suyo, pero me interesa su punto de vista porque, sí, el mundo está cambiando a un ritmo vertiginoso, de forma estructural e irremediable.
Todavía no acabo de pillar los puntos fundamentales que propone el autor, es un tocho de libro y como he dicho el hombre tiene un rollo que no veas. Pero empiezo a notar un tufillo a complot, a conspiración, a cambios planificados por mentes maquiavélicas. Y esto siempre me produce rechazo.
¿Por qué? Porque los seres humanos somos por definición chapuceros, y porque la realidad es tan compleja e inabarcable que no hay mente, o conjunto de mentes, que sean capaces de planificar y ejecutar cualquier plan medianamente complicado. Sí a mentes perversas, sí hay egoísmo, sí hay empresas que han descubierto una nueva forma de hacer dinero, pero esto no forma parte de un plan maestro para transformar la economía. La tecnología está suministrando los elementos necesarios para cambiar los fundamentos de sociedad, como en su momento lo hicieron el descubrimiento del fuego, de la rueda, de la agricultura, de la pólvora, de la imprenta… Los individuos más avezados son lo suficientemente inteligentes para aprovechar las oportunidades que estos descubrimientos o invenciones ofrecen, generalmente por puro egoísmo. 
Y tras mas de 20 años trabajando en empresas, concretamente en IT y Data, he visto lo chapuceros que podemos llegar a ser cuando trabajamos en proyectos complicados.
La chapuza es innata al ser humano. No hay planes maestros.

Viejuno

Esta semana fui al banco a solucionar unos temas con mis cuentas. Hoy en día se pueden hacer muchas cosas on-line, pero hay todavía algunas para las que es necesario ir a la oficina.
Así que ahí estaba, con mi mujer, frente a un chico joven que trataba de seguir un guion pre-establecido que le habían marcado desde la central. Sólo necesitábamos que pusiera a nombre de ambos unas de las cuentas, pero le tomó más de una hora atendernos. Entre que tomaba nota de “nuestra situación” y nos ponía videos para que entendiéramos lo que firmábamos, nos puso de los nervios. El ambiente “naftalino” del lugar no ayudaba, el traje que le venia grande al chaval tampoco.
Cada vez quedan menos oficinas bancarias. Después de la experiencia de esta semana, no me sorprende. En Internet encuentras más comodidad y servicios que en una oficina o lo que una única persona puede ofrecerte. Y lo mismo aplica al resto de negocios. Desde tiendas de ropa a electrodomésticos, pasando por los supermercados. El negocio tradicional que hemos mamado de pequeños está desapareciendo.
¿Es bueno o es malo? No lo sé, sólo sé que es inevitable. 
Hay que recordar que lo que hoy nos parecen “cosas de toda la vida”, no lo son. Las tiendas de hoy en día son cosas del siglo XX, antes no existían. Como antes no existían LP’s o videos VHS. Fueron cosas pasajeras. Las “tiendas” han tenido su época, y su época se está acabando.
C’est la vie.

Los cañones cambiaron el mundo

El fin de la Edad Media es la consecuencia de varios factores: la invención de la Imprenta, que favoreció la propagación de las ideas, el desarrollo de la navegación y sus consecuentes descubrimientos… 
El factor al que no había prestado atención es el desarrollo de la pólvora. Las guerras siempre habían sido mirándose a los ojos. Sí, habían flechas y catapultas, pero las batallas se ganaban o se perdían a espadazo limpio, o base de hachazos, o de pegarse mamporros con palos con puntas de hierro. Cara a cara.
La pólvora cambió el como se libraban las batallas. Al principio era muy rudimentario, poco efectivo y hasta peligroso para el que lo utilizaba. Pero las tecnología se fue desarrollando hasta que, supongo que ya por el siglo XVIII las batallas se ganaban a base de tiros.
Viendo hoy una película-documental, Ottoman, sobre la caída de la ciudad de Constantinopla, escuché como uno de los historiadores que comentaban la batalla decía que ésta fue la primera vez que una ciudad importante caía a base de cañonazos. Hasta entonces un buen sistema de muros te aseguraba resistir lo inaudito, pero con los cañones esto se acabó.
Más allá del lado militar, el impacto de la caída en desgracia de los muros fue sin duda significativo. Implicaba la perdida de importancia de las ciudades como centro de poder, como unidades autónomas que podían revelarse y resistir a un poder centralizado.
No debe ser casualidad que la caída en importancia de los muros coincide con el surgimiento de los Reinos y Estados, tal y como los entendemos hoy en día.

Anticipar movimientos

Se dice que un buen jugador de ajedrez puede anticipar 5, 8, 10 o más movimientos. 
Como es bien sabido, este juego permite una cantidad ingente de movimientos, el cerebro humano sólo es capaz de procesar una ínfima parte de ellas. Los ordenadores, en cambio, utilizan la fuerza bruta para calcular cuáles son los más ventajosos. Y aún así una persona puede ganar a un ordenador.
La razón está en que no es necesario calcular todas y cada una de las posibilidades que existen, centrándose en el puñado más probable es suficiente. También porque cada movimiento del oponente trastoca cualquier plan que hayas pre-establecido y toca recalcularlo.
Por tanto, es innecesario invertir demasiado esfuerzo en planificar minuciosamente en las situaciones en las que los factores externos influyen en tus acciones. 
Sólo una reflexión para no darle la vuelta a las cosas más de la cuenta cuando no es necesario.

Un café de más

Los guionistas tienen sus días buenos y sus días malos. Una taza de café de más y la historia les sale por otros derroteros:
  • Darth Vader mata a Luck Skywalker y el Imperio acaba aplastando la rebelión.
  • Marty McFly aprovecha el libro de historia de los deportes y se hace multimillonario con las apuestas.
  • Di Caprio se hace con la madera, manda a tomar por culo a la chica y sobrevive al naufragio.
  • Bruce Willis no está muerto, el que está muerto es el niño.
  • ET es un yihadista extraterrestre, le pone a Eliot un chaleco bomba y lo manda al colegio.
  • Clint Eastwood muestra claras inclinaciones homosexuales en sus espagueti westerns.
  • Ingrid Berman, cuando Humphrey le dice que se vaya ella, que él no sube al avión, en lugar de montarle un dramón le responde algo así como, “Vale, pues de puta madre. Ya si eso ya… ya hablamos, vale?”.
  • John Travolta deja embarazada a Olivia y otra chica del instituto a la vez.
  • Indiana Jones se deja comprar por los nazis y les consigue tesoros arqueológicos.
  • En el Silencio de los Corderos, la agente del FBI se convierte en discípulo de Anibal Lecter, le ayuda a escapar y se convierten en una pareja de serial killers muy existosa.

La Evolución se basa en cagadas que salen bien por pura chiripa. Y podía haber salido de otra forma.

  • Aves lecheras: Hay algunos mamíferos que vuelan, como los murciélagos. Algunos de éstos podríán haber sido domesticados, y aprovechados para labores lácteas.
  • Una especie de Neandertal, del género Homo, pero con capacidades intelectuales de un niño de 3 años, podría haber sobrevivdo y haber sido “domesticada” por los seres humanos para el trabajo duro en el campo o en minas. La selección artificial a la que habrían sido sometidos habría producido una variedad de “razas” tan disitintas las unas de las otras como las de los perros hoy en día.
  • Serpientes voladoras: tienen alas, vuelan de forma grácil, pero al llegar al suelo reptan.
  • Una especie de Avispas carnívoras, del tamaño de un puño. Varias de ellas pueden desollar a una persona en 10 minutos.
  • Canguro planeador: sus pontentes saltos, junto con unas patas delanteras con “colgajos”, les permiten planear distancias de hasta 1 kilómetro.
  • Monos cantadores de blues. En unas escondidas selvas del Congo, se pueden escuchar los cánticos de unos monos que se asemejan mucho a canciones de blues.
  • Osos Karatekas: los osos evolucionan hasta dejar esa imagen pesada y descomunal; ahora son esbeltos y musculados, al estilo Bruce Lee. Algunas especies han desarrollado para sobrevivir unas técnicas de ataque y defensa muy parecidas a las de los karatekas.
  • Ratas Alien. Una especie de roedor ha desarrollado un mecanismo de reproducción a partir del cual las hembras, después de haber sido fecundadas por el macho, expulsa sus óvulos al aire para que puedan ser contagiados a otros mamiferos de mayor tamaño, como perros, gatos o personas, de tal forma que el feto se desarrolla en el estómago de sus huéspedes, hasta que después de 3 meses son expulsados por el ano.
  • Roedores pelota: alcanzan grandes velocidades corriendo, entonces se enroscan en sí mismos hasta tener forma de pelota de tenis, rodando a gran velocidad. Se desenroscan levemente para darse de nuevo impulso, se vuelven a enroscar…
  • Mamífero globo. De pequeño tamaño, su digestión genera una serie de gases que se acumulan en su abdomen hinchado, lo que les permite levitar en el aire y volar como un globo aerostático.

    Historia-Ficción

    Un pequeño giro aquí, otro por allá, y el hoy podría ser diferente.

    • Los alemanes logran desarrollar la bomba atómica en 1944, la lanzan sobre Londres a mediados de Junio para contrarrestar el desembarco de Normandía. Los aliados se rinden, hoy Hitler es venerado como el padre fundador de una nueva Europa.
    • Carlos I de España abraza el Protestantismo, se convierte en jefe de la Iglesia Hispana y promueve una sociedad menos absolutista. Las Imperio en América se desarrolla de una forma más descentralizada, hoy en día son los países más evolucionados del mundo.
    • En el siglo XIV, China, en lugar de cerrarse al mundo, descubre y coloniza América. Hoy el Chino se habla en todo ese continente.
    • Oswald falla, Kennedy no es asesinado, cumple dos mandatos presidenciales, de 1960 a 1968. La Guerra de Vietnam acabó en 1966 gracias a unos acuerdos con el líder soviético. Ambos ganan el premio Nobel de La Paz en 1969, año en el que una misión americano-soviética llega a la Luna. Kennedy muere asesinado en 1973 por una de sus amantes, Jane Fonda.
    • Eloy no falla su penalti en los cuartos de final de Mexico 1986, España juega las semifinales contra la Argentina de Maradona. Partidazo de Gordillo, Michel y el Buitre, 3-2 para España, que juega la final contra Alemania. La final la ganamos 2-0, España campeona del Mundo.

    El Fin de Mundo: no lo veo como concepto

    Nunca he entendido el miedo al Fin del Mundo, tal y como es entendido por las religiones.
    Eso de que llegará un momento en que Dios dice “vale, hasta aquí hemos llegado, me habéis tocado tanto las pelotas que voy a cerrar la paraeta”. Y viene entonces lo del Armagedón ese, con sus fuegos y sus leches, y se acaba el mundo. 
    Es en ese momento, se supone que empieza el Juicio Final. Pero, ¿y toda la gente que había muerto antes? ¿Fueron ya juzgados, o han estado esperando en una especie de Limbo? Puede ser, Dios es Dios y puede hacer lo que quiera.
    El caso es que a todos nos llega nuestro particular “Fin del Mundo” cuando morimos, no hace falta esperar a que todo el planeta acabe al mismo tiempo. Por lo que no hace falta que temerle a esa supuesta hecatombe bíblica.
    En fin, que qué más da, si soy ateo. Aunque, claro, este tipo de contradicciones son las que me convirtieron en ateo cuando era un chaval.