Cabrera: campo de concentración

  Derrotados en la Batalla de Bailén, las autoridades españolas y británicas no supieron muy bien que hacer con los prisioneros. Tras diversas idas y venidas, la mayor parte de ellos, unos 7.000, acabaron en la deshabitada Isla de Cabrera.

  Necesitaban de las provisiones del exterior para sobrevivir, pero la guerra seguía y pronto este islote fue olvidado. En 1814 fueron rescatados los 3.000 supervivientes, el resto murió de hambre y enfermedades.

Biblia Adúlteras y Errores de Traducción

“Cometerás adulterio”.

  Esto lo decía la Biblia. Bueno, una biblia impresa en 1631 en el Reino Unido, donde por error se les escapó el “no”. Una pena, la religión hasta me habría parecido más interensante. A los pobres impresores les tocó pagar una multa, les retiraron la licencia para imprimir y casi todas las copias fueron quemadas. Hoy sólo sobreviven unas 11, son objeto de coleccionistas.

  Pero más allá de las erratas inevitables que ha tenido el libro más vendido de la Historia, lo más interesante es el tema de las traducciones. Un conjunto heterogeneo de escritos redactados hace miles de años en diferentes idiomas (hebreo, arameo, griego koiné…), traducidos posteriormente a otros muchos (primero al latin, después al español, francés, inglés…). Traducir idiomas con diferentes gramáticas y vocabularios no es baladí, y puede llevar a diferentes interpretaciones.

  Unas sólo curiosas, como aquella de “el camello que pasa por el ojo de una aguja”. El enterado de turno tradujo del griego al latín “kamelos”, como “camello”, cuando en realidad quiere decir “soga”, con lo que la traducción ésta tendría algo más de sentido, algo que me siempre me escamó desde pequeño (¿a santo de qúé viene ahora esto del camello?)

  Otras con serias implicaciones teológicas, como la de algunos pasajes en los que la Igleisa Ortodoxa traduce como una “joven soltera” lo que las versiones católicas interpretan como “virgen”, que ayuda a defender la absurda obsesión de la Iglesia Católica con la sacralización de la viriginidad.

Tetera espacial, Unicornios Rosas y Espaguetis Voladores

  Las religiones basan sus argumentos en afirmaciones infalsables, por lo que diversos grupos de pensadores ateos las comparan con afirmaciones absurdas como la existencia de teteras que orbitan alrededor del Sol, la existencia de la divinidad conocida como Unicornio Rosa Invisible o monstruos voladores con formas de espaguetis.

Tan infalsables como la existencia de Jehová, Alá o la Virgen del Rocío.

Ajedrez

   Me gusta el ajedrez, pero no soy muy buen jugador. Me precipito, no tengo la paciencia necesaria para analizar las posibilidades a las que te enfrentas en un tablero. Aunque, bueno, a decir verdad, son inabarcables.

   “El cálculo en el ajedrez no se basa en uno más uno, sino más bien en descubrir un camino, un mapa que cambia constantemente ante nuestros ojos… Cada movimiento tiene cuatro o cinco respuestas posibles, más las cuatro respuestas correspondientes a cada movimiento, y así sucesivamente. La ramificación del abanico de las decisiones crece en progresión geométrica. Tan sólo cinco movimientos después de la posición inicial, ya plantea millones de posiciones posibles.”


   La irreflexion de hoy es sobre el paralelismo entre el ajedrez y la vida. Todos los días nos enfrentamos a posiciones en nuestro tablero a las que hay que responder. Entre la pereza y la rutina no percibimos de las posibilidades que hay escondidas detrás de cada una de nuestras piezas, o las amenazas con las que nos acecha el “contrario”. Pero al mismo tiempo analizar en exceso las situaciones que vivimos es entre inútil e imposible, no es productivo pensar más allá de unos pocos movimientos porque el tablero puede haber cambiado tanto que nuestras estrategias dejarán de tener sentido.

Veneno Caducado

“Cuando un veneno está vencido… ¿es más o menos dañino?”

Es una sugestiva frase que aparece en una de las historias de la película aregentina “Relatos Salvajes“, aquella en la que la cocinera de un bar de carretera, preocupada porque el veneno para ratas que ha echado a la comida de un cliente no termina de ejercer su efecto, busca la fecha de caducidad en la caja.

Gran Hermano en Carabela

  Gran Hermano es el paradigma, el máximo exponente, de la tele-realidad. Qué interesante sería disponer de una máquina del tiempo, esconder unas cuantas cámaras en los barcos que surcaron los océanos hace cientos de años para descubrir continentes y espiar durante meses a ese grupo de seres humanos que convivían en unas condiciones de vida paupérrimas.

Antropología Zombie

 “The walking Dead”. Una siniestra enfermedad ha contagiado a casi toda la humanidad, convirtiendo a todo el que la padece en un zombie come-humanos. Los pocos individuos que no están afectados tienen que huir para no ser devorados e infectados por estos despojos humanos. Pequeños grupos de personas vagan de pueblo en pueblo buscando refugio, comida. Se convierten en tribus que luchan unas con otras, luchando por lo más básico, sobrevivir.

  Como en cualquier relato de Ciencia-Ficción, tienes que entrar en la historia obviando lo improbable de ciertas premisas. Pero una vez dentro, más allá de lo ridículo que pueda parecer al principio ese enjambre de zombies que parece que en cualquier momento se van a marcar un “Thriller” a lo Michael Jackson, la historia me resulta atractiva.

   En primer lugar se trata de un grupo de personas que luchan por lo más básico: seguridad y comida, en definitiva, supervivencia. Contrasta enormemente con nuestra realidad, donde damos por satisfechas estas necesidades y lo que buscamos es conseguir mayores niveles de auto-realización a base de acumular artilugios, de trabajar interminables horas delante de un escritorio, de tratar de buscarle sentido a la vida en una sociedad que desde el punto vista evolutivo es tan nueva y radicalmente diferente a lo que hemos sido durante decenas de miles de años. Nuestro entorno es más complejo, más enrevesado, las decisiones no están claras, el objetivo vital es difuso, desconcertatne. En cambio, en un mundo repleto de zombies, donde matas o te matan, vivir es mucho más peligroso pero a nivel mental mucho más sencillo. El objetivo está claro: sobrevivir. Gilipolleces existenciales, pocas.

  Por otra parte, una propuesta tan exageradamente diferente deja claro que las normas sociales y morales siempre están enmarcadas en un contexto determinado. Una sociedad como la nuestra no puede permitir cosas que los niños lleven armas o tomarse la justicia por tu mano. Pero un entorno en el que el acceso a agua potable puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte, en el que las dudas sobre cierto individuo puede poner en peligro a tu grupo, lo que está bien y lo que está mal es algo que re-escribes sobre la marcha.

   En definitiva, creo que en parte el atractivo de estas historias apocalípticas está en una vuelta a nuestros instintos más básicos, más primarios, un cierto desahogo por vivir como espectador aventuras en las que la vida es más emocionante y polarizada, una válcula de escape para evadirnos de un mundo más complejo y plano.