De como convertir la Corrupción en Accesso Universal a la Cultura

   Empecemos por el punto de vista más demagógico: estamos hasta los cojones de que nuestros impuestos pagen comisiones a diestro y siniestro, comisiones que acaben en los bolsillos de políticos y empresarios sin escrúpulos. No tengo a mi disposición un cálculo de cuánto podría representar este despilfarro, pero debe ser un número generoso.

   Ahora imaginemos una locura: el Gobierno de España llega a un acuerdo con Spotify para hacer suscriptores premium a toda la población española. Aquí podemos hacer un cálculo: la suscripción mensual cuesta 9.99 € al mes, pero como queremos suscribir a 45 millones de personas estoy seguro de que los de Spotify estarían de acuerdo en hacer una substanciosa rebaja. Digamos que a 2  al mes, lo que supondría unos 1080 millones de ingresos anuales para la empresa. Buena parte de este dinero acabaría distribuyéndose entre los creadores en función del consumo de sus obras.

   Una revolución: acabaría con la industria musical tal y como la conocemos, a costa de un accesso libre para todos los españoles a la cultura musical. Accesso universal a la Cultura… Imaginemos lo mismo para los libros (de alguna forma ya existe a través de las bibliotecas públicas, sería cuestión de hacerlo de forma digital), para el cine, el teatro…

   Que nuestros impuestos pagen un Accesso Universal a la Cultura, probablemente por un coste comparable a lo que nos cuesta la Corrupción, al mismo tiempo que los creadores ven recompensados sus esfuerzos a través del consumo democrático de sus obras.

   Probablemente muchos “peros”, muchas dificultades en el camino, pero una Visión a mí me resulta sumamente atractiva.

Entendimientos para una pequeña aldea

   Creo que eso de “Aldea Global” no lo terminamos de entender del todo. Realmente vivimos en una pequeña gota azul en medio de la inmensidad del Universo, y la tecnología a convertido este pedrusco de más de 7.125 millones de personas en una aldea.

   Una aldea repleta de desigualdades e injusticias, pero también de oportunidades. Un gobierno global es necesario e inevitable. La ONU actual es sólo un paupérrimo precedente de lo que tiene que llegar, y para ello hace falta cambiar muchas mentalidades, algo que seguramente no pueda llegar sin mucho sudor y lágrimas. Los desafíos globales sólo pueden ser solucionados con medidas globales.

   Debo ser un iluso, pero creo que llegará el día en el que las fronteras sólo sean lineas que demarquen areas geográficas y culturales, no diferencias en derechos u obligaciones.

   El punto de partida es que las personas, desde nacimiento tengan las mismas oportunidades. Pero qué igenuidad… ¿Un niño nacido en una aldea de Namibia rodeado de vacas con las mismas oportunidades que un vástago de un ejecutivo de una empresa financiera de Nueva York?

   Increiblemente difícil, lo admito, pero la tecnología, usada de forma justa, podría acercarlos mucho más de lo que nunca hubiéramos podido imaginar hace sólo un par de decadas. Ese niño de Namibia, si accede al conocimiento global que fluye for Internet, estará más cerca los niños occidentales. Echémosle imaginación, encontremos como conseguirlo. Pude ser el comienzo de algo inimaginable.