Juan Pablo II que estás en los cielos

Lo de que a la Iglesia le de por canonizar de forma exprés a Juan Pablo, pues “qué más me dará”, como decía un amigo. Por lo menos da pie a unas cuantas bromas:

Isaac Newton, el profeta que creyó ser elegido por Dios

  La mente privilegiada de Isaac Newton descifró el lenguaje matemático que se escondía detrás del movimiento de los astros. Era una mente capaz de encontrar patrones en la enrevesada realidad y plasmarlos en ecuaciones que permitían anticipar sus apariciones en el cielo. Todo un hito en la Historia de la Ciencia.

  Uno podría pensar que una mente tan racional, tan científica, debería estar correlacionada con un alto nivel de escepticismo, ¿o no?

  Pues no. Él mismo se consideraba una de las pocas personas en el planeta capaz de entender el verdadero significado de la Biblia. Elegido para esta tarea por el mismo Dios. Creía firmemente en el valor profético de las Sagradas Escrituras y dedicó mucho tiempo a descifrar sus códigos ocultos. Según sus cálculos, por ejemplo, el Fin del Mundo no llegaría antes del 2060.

  Tiene sentido. Me refiero a que la misma mente que es capaz de analizar la realidad, encontrar patrones ocultos y plasmarlos en el libro Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica, base de la Mecánica Clásica, también puede embarcarse en la disparatada aventura de encontrar códigos ocultos en ese mezclaillo de cuentos y leyendas escritos centenares o miles de años atrás que es la Biblia. Esa mente tiene la necesidad seguir desafiándose a sí misma con nuevos entretenimientos, y a veces se centra en temas valiosos y fructíferos, otras veces le da por entretenerse con asuntos más baldíos.

   Me recuerda la escena de “Una Mente Maravillosa”, que narra la vida del matemático John Nash, otra mente priviliegiada que desarrolló la Teoría de los Juegos, pero que al mismo tiempo sufría de esquizofrenia. En una de sus paranoias cree que es contratado por el Pentágono para descifrar mensajes ocultos que los soviéticos esconden en periódicos y revistas, y él cree encontrar estos mensajes:



3 siglos que no existieron

El historiador alemán Heribert Illig defiende que entre los años 614 y 911 no sucedió nada. Es su “Hipotésis del Tiempo Fantasma“, según la cual todo lo que se supone que ocurrió en esa época es fruto de un esfuerzo sistemático de encubrimiento por parte de los poderosos con no se sabe muy bien qué oscuros fines.

Obviamente es sólo una teoría conspirativa que no tiene ningún viso de verosimilitud, pero en cierto sentido puedo entender la vena conspiranóica de algunas personas dada la facilidad con la que la realidad puede tergiversarse. De hecho, la Historia en su mayor parte no es más que una versión de acontecimientos contada por los vencedores.

10.000 muertos al día

Durante 100 días, entre el 7 de Abril y medidados de Julio de 1994, fueron asesinadas alreadedor de 1 millón de personas en Ruanda, la mayoría a machetazos. Supone una media de 10.000 muertos al día, en las que una buena parte de la población se dejó llevar por una psicosis colectiva de odio hacia otra parte y hacia cualquiera que mostrara una posición moderada.

Música dodecafónica

Música en la que las 12 notas básicas se distribuyen por igual en la melodía, más o menos


El compositor austriaco Arnold Schoenberg (1874–1951) tuvo la ocurrencia en los años veinte del siglo pasado de componer música de esta guisa, y el resultado es ese tipo de melodías que hace que te chirríen los dientes, perfecta para películas de miedo.


The Matrix

Nuestras mentes son máquinas de realidad virtual. Esto es más fácil de entender si pensamos en lo que sucede cuando soñamos. Podemos pasar frío, miedo, hambre, correr, volar, nadar, bucear, y por muy extravagante, absurda o improbable sea la situación que estamos viviendo, sentiremos que es real.

Pero nos despertamos, y creemos que el sueño ha acabado, que la realidad, la tosca, rígida y aguafiestas realidad se encarga de poner las cosas en su sitio. Sin embargo, todavía estamos viviendo una ilusión, la realidad sólo es un espejismo que puede ser moldeado, disfrutado, que se puede expandir, colorear, aderezar o enaltecer con el poder que nos proporciona el ingenio virtual de nuestras mentes.

Así como Neo comprende que pude manipular las leyes físicas virtuales de The Matrix, consiguiendo poderes sobrehumanos, nosotros podemos y debemos sacar partido al contexto que nos rodea manipulando sus aparentes limitaciones, que tienen más de ilusiones que de realidades.

Puede que no podamos saltar de azotea en azotea, o volar como Superman, pero ciertamente somos capaces de mucho más de lo que… pensamos.

 

Torpe y Genocida

Peor que ser un Dios genocida es lo de ser un Dios que la caga y rectifica.

Esto, ya de pequeño, me llamaba la atención. Primero con Adán, Eva y su jardín del Edén. Que a todo un Dios de pelo en pecho se la juegue una serpiente que logra engañar a unos bobos con una manzana, ya manda huevos. Pero que luego, viendo el supuesto desmadre en el que ha degenerado la humanidad, no se le ocurra otra cosa que cargarselos a todos, es de mirárselo. Claro, todavía no se había inventado el psicoanálisis, y a falta de tratamiento para paliar sus ramalazos psicóticos, pues no se le ocurre otra cosa a la misericordiosa criatura que mandar un diluvio para ahogarlos a todos. Que se jodan por desagradecidos. Viva el diálogo, viva el consenso, qué coño es eso de tratar de convencerlos por las buenas y devolverlos al redil. Que se mueran los feos, y los guapos. Salvo sólo a uno que me cae bien y empezamos de cero otra vez, que a partir de ahora me van a salir las cosas.

Pero ya digo que peor que esta vena genocida es el hecho de que a los dos días se le volvió a desmadrar todo, que no llegó a arreglar nada. Y luego envía a su Hijo y todo, y nada, que tampoco, y avisa de un apocalipsis de sangre y fuego, que no ha llegado, pero que llegará, otra vez, para cargarse a todos los malos.

Para ser un Ser Omnipresente y Omnisciente, que está a cargo del cotarro sin que nadie se lo hayamos pedido, pues deja mucho que desear.

El caso es que van y hacen una película del Noé este, y tengo curiosidad por ver como cuentan la historia de un ser fanático que oye voces acerca de la muerte de todos sus congéneres. Cualquier creyente, por muy creyente que sea, debería darse cuenta al ver la película de que toda esta historia es sólo una patraña mitológica que puede que tuviera sentido hace dos mil años, cuando fue escrita, pero que hoy suena a matanza cruel, inútil e indiscriminada.O no?