Ahora me he convertido en La Muerte, Destructora de Mundos

Julius Robert Oppenheimer, uno de los directores del Proyecto Manhatan que desarrolló las primeras bombas atmómicas, declaró que las palabras que le vinieron a la mente tras la primera prueba en el desierto de Los Álamos fueron los de un texto hindú, laBhagavad-Guitá:

“Ahora me he convertido en La Muerte, Destructora de Mundos.”

De cuando Jehová quiso cargarse a Moises y su mujer lo evitó cortándole el prepucio a su hijo

Éxodo 4:20-28
“24 Y aconteció en el camino, que en una posada le salió al encuentro Jehová, y quiso matarlo. 25 Entonces Séphora cogió un afilado pedernal, y cortó el prepucio de su hijo, y echólo á sus pies, diciendo: A la verdad tú me eres un esposo de sangre. 26 Así le dejó luego ir. Y ella dijo: Esposo de sangre, á causa de la circuncisión.”

Vale, puede que esté sacado fuera de contexto. O no. Leer el resto del Éxodo no ayuda mucho, la verdad.

En fin, cosas de pensar que un libro escrito hace miles de años esté inspirado por el mismo Dios.

Que le corten la cabeza

Alrededor de 1.800 personas fueron ejecutadas en 58 países en 2012. Es una reducción en número de muertes y países que la aplican en los dos últimos años (1.900, 63 países en 2011; 2.000, 67 países en 2010.
(Existe unos 200 países en el mundo).

Lo interesante es ver el Top 10 de países que la han ejecutado en los últimos 5 años:

Estados Unidos ocupa un meritorio 5 puesto, el único de los países “Desarrollados” que tiene el honor de pertenecer a esta entrañable lista. Es el país de Charles Bronson, Chuck Norris y Rambo, no hay por qué extrañarse.

China es caso aparte, no se sabe cuantos ejecuta oficialmente, sólo se sabe que son un porrón; y Oriente Medio es especialmente propenso a esto de matar a los malos.

En cuanto a los métodos de ejecución, hay para todos los gustos: decapitaciones, electrocuciones, ahorcamientos, inyecciones letales, varias modalidades de fusilamientos (pelotón, a quemarropa en la cabeza o en el corazón). Y también admiten público en países como Irán, Corea del Norte, Arabia Saudí o Somalia.

Lo interesante de todo esto es que hoy en día es la mejor época de todos los tiempos. Los seres humanos nos hemos “ejecutado” durante toda la Historia de la Humanidad. 
(España dejó de hacerlo hace menos de 40 años).

Accidentes de la Historia: Andorra

Andorra le declaró la guerra a la Alemania Imperial de la I Guerra Mundial, con dos cojones. Pero probablemente los alemanes ni se enteraron, es lo que tiene ser una región en medio de las montañas que no interesa demasiado, o que puede venirbien por el tema de los contrabandos, paraísos fiscales y demás.

Leer la Historia que hay detrás de la extraña supervivencia como un Estado diferente supone una confusa sucesión de condes, obispos y reyes que se entregan derechos feudales, se los quitan, se los devuelven y se los vuelven a quitar, hasta que deciden, que vale, que ni pa ti ni pa mi, sino todo lo contrario.

Mónaco, Lienchestein, San Marino… Cosas que pasan ajenas a las personas de a pie.

Luna lunera

La última vez que el hombre estuvo en la Luna fue en diciembre de 1972, hace ya 41 años, misión Apolo 17:


La Unión Soviética nunca puso un hombre en la Luna, pero sí aparatos no tripulados, el último en 1976, misión Luna 24.

Low Altitude NAC of Luna 24

Después de varias décadas, los chinos han logrado enviar una nave no tripulada, misión Chang’e-3, hace menos de un mes.


Los motivos de Judas

Un guionista que se precie vería un agujero en la traición de Judas:


“Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes 15 y les dijo: «¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré?
Ellos le asignaron treinta piezas de plata».j 16 Desde entonces buscaba oportunidad para entregarlo.”

San Marcos 14.10-11


Claramente Judas se presenta a los sacerdotes con la intención de traicionar a Jesus, lo de las 30 monedas de plata es secundario. Así que los evangelistas no revelan verdaderamente el motivo por el que le quiso traicionar. ¿Dinero?, ¿Poder?, ¿Envidia?, ¿Celos?… Celos…


A ver, que soy ateo, y lo de la Biblia hay que tomárselo como lo que es, como un cuento torpemente hilvanado que se utiliza como burdo instrumento para la manipulación de la gente. Pero reconozcamos su valor histórico, e incluso literario. Este libro es todo un culebrón en el que el mismo Dios muestra una mala ostia de cuidado, muchos de sus protagonistas matan u ordenan matar, ponen cuernos, son exiliados…


Volviendo a la traición de Judas, 30 monedas de plata no pueden ser el verdadero motivo, el motivo pudieron ser los celos. Esa María Magdalena, que se muere por los huesos del Maestro, ese Judas enamorado hasta las cejas de María… Claramente una razón mucho más creíble para traicionar a un tipo tan majo como Jesus.


En fin, Judas Iscariote, ese malo necesario en cualquier historia, que da tanto juego, hasta para los chistes:


“… Jesus que estornuda y manda toda la coca a mandar por culo, y Judas salta: ´Joder, ¿hay pa matarlo, o no hay pa matarlo?”


Magia Potagia

Es magia, no logro entenderlo realmente. A mi alrededor ondas de radio que viajan a la velocidad de la luz transmiten historias, música, noticias. Toda la obra de Mozart puede ser descargada en unos segundos y almacenada en unos artilugios de metal y plástico, codificado en un oscuro sistema binario que diferentes cachivaches son capaces de descifrar.
Estamos acostumbrados a ello, pero todavía me fascina que multitud de información, invisible, intocable, fluya a mi alrededor.

Es mágico.

5 minutos

El progreso tecnológico ha venido acompañado de, entre otras cosas, una forma de “empaquetar” el tiempo. Hasta el siglo XVI los relojes no marcaban los segundos, la gente no medía sus actividades por minutos. Hoy hervimos los espaguetis durante 12 minutos, quedamos a las 7 menos cuarto, miramos constatemente la hora en los relojes de pulsera, los móviles, las esquinas de las pantallas de los ordenadores… El progreso necesita coordinación, ésta precision y gracias a ello podemos realizar cosas que de otra forma no seríamos capaces de hacer.
Pero el ser humano, durante miles de años, se sentó frente al fuego sin entender muy bien el concepto de “5 minutos”.