Procesos subconscientes

Andas por la calle y de repente, sin venir a cuento, recuerdas a una persona determinada.


Parece un proceso totalmente aleatorio de nuestra mente pero es probable que haya sido desencadenado por la persona que se nos acaba de cruzar, que se le parece vagamente o lleva la misma chaqueta, o te está llegando desde el restaurante de al lado, de forma apenas perceptible, el aroma de un  solomillo cocinado con la receta de la última vez que compartiste cena con él.

¡Que no es eso, melón!

En la olvidable película Phenomenon a John Travolta le da una especie de yuyu y de repente se vuelve super inteligente. ¿Qué hace con toda ese poder cerebral? La verdad es que no me acuerdo de casi nada, sólo recuerdo una escena en la que se esfuerza en desarrollar una tecnología que permitiera multiplicar la productividad de la agricultura, como haciendo melones mucho más grandes o algo así. Lo recuerdo porque me revolví en mi asiento pensando “!Coño, no! ¡Que lo que hay que hacer no es desarrollar tecnologías de esas que supuestamente creen más melones, que si uno tiene esa inteligencia extraordinaria en lo que se tiene que centrar es en desarrollar sistemas económicos y sociales que permitan distribuir justa y eficientemente la riqueza que ya tenemos!”.

Poesía Financiera

“…la entidad informa de la reformulación de sus cuentas, así como de la renuncia masiva de dieciséis consejeros, procedentes de las cajas de ahorros que dieron lugar a Bankia…”


¿Reformulación? Lo de usar eufemismos tiene su toque poético, creativo, hasta su gracia. Pero el fondo de este asunto apesta. Subterfugios literarios aparte, aquí tiene que ir gente a la cárcel, o somos gilipollas y nos gusta que nos den por culo.

Y dale con los extraterrestres

“Los Extraterrestres dominan el mundo”. Y dale. Escuchar a personajes como el del vídeo siguiente es fascinante. Durante 15 minutos explica desde cuando los extraterrestres están con nosotros, dónde tienen las bases, que tecnología usan… No sé quien me cae mejor, si Carlos Jesús o éste.
La verdad es que sus creencias son tan respetables como las de cualquier otro creyente en Dioses sobrenaturales, con la salvedad de que unas tienen una tradición milenaria y las de éste son un batiburrillo de historias forjadas durante los últimos 50 ó 60 años.

Pero bueno, pensándolo mejor me cae mejor Carlos Jesús y sus “13 millones de naves” que vienen de Raticulín. Éste es insuperable:

Escenas Memorables: Casual talk

Una de los puntos fuertes de las películas de Tarantino son las conversaciones triviales de sus protagonistas. Normalmente se trata de delincuentes de gatillo fácil, que unas escenas después van a participar en sangrientos tiroteos, pero se convierten en personajes cercanos a través de sus discusiones sobre temas cotidianos.

Aquí la conversación sobre si dar o no dar propina a los camareros, mientras desayunan en un bar antes de atracar una joyeria (Reservoir Dogs):



O este otra gran conversación entre John Travolta y Samuel L. Jackson mientras conducen (diferencias entre Estados Unidos y Europa):

Caldo de cultivo para los visionarios

Vivimos en una época compleja, difícil de entender. Bueno, en cierto sentido toda época ha sido complicada, pero el nivel de “conectividad” que nos ofrece la tecnología de hoy en día es algo nuevo, nos llega a abrumar, con tanta oportunidad de darse de cuenta de lo que pasa aquí y allá. El exceso de información nos satura y existe el riesgo de que tendamos a buscar la tranquilidad que un Mesías puede ofrecer, dando explicaciones a todo, delegando el entendimiento en él para que nuestras neuronas sólo tengan que recurrir a la perezosa y práctica Fe.

Hombre rico, hombre pobre

A los que hay que reducir los impuestos no es a los ricos, es a la clase media, que es la que consume.
Algo así a venido a decir el fundador de Amazon en una charla de TED y va y se lo censuran por polémico.
Un planteamiento que choca con los latiguillos lavadocerebrales del pensamiento económico de nuestra era, pero que cuando nos miren desde el futuro, dentro de algunas décadas o cientos de años, se sorprenderán de lo incautos que fuimos por dejarnos engañar, alucinarán porque no fuimos capaces de ver algo tan obvio.