Futorology

Este fin de semana se consuma por fin nuestro traslado definitivo a Bristol, o re-traslado deberíamos decir.
El caso es que vuelvo a Dyson, y vuelvo a hacerlo como “Futurólogo”, como consultor que asesora a diversos departamentos sobre predicciones del número de llamadas, numero de reparaciones, que partes van a fallar, que partes no… Voy armado con las herramientas típicas de un economista para estos casos, con mis regresiones y mis gráficos de colores que, la verdad, me quedan muy chulos. Pero sé que todos esas proyecciones y sesudas explicaciones acerca del peso de las diferentes variables en la evolución de lo que pretendemos explicar no son mas que palabras huecas con cierto efecto placebo, porque nos ofrecen el espejismo de sentir que tenemos el control sobre lo que va a suceder. El placebo otra vez.
Desde luego necesito más formación sobre modelos estadísticos de predicción, pero todavía no hemos descubierto el modelo que nos permita hacer predicciones con mas sentido que el de seguir la inercia de lo que sucedió en el pasado.